Azul

39,99

Cuando Manuel I el Afortunado, rey de Portugal, visitó el Palacio de la Alhambra, quedó cautivado por la imponente belleza de la decoración, formada por losetas de cerámica de procedencia árabe a las que llamaban “azulejos”. Aún fascinado por el esplendor del interior de la Alhambra, a su regreso a Portugal ordenó inmediatamente que las paredes de su palacio en Évora fueran decoradas del mismo modo. Por ello, debes convertirte en el artista preferido del rey para embellecer las paredes de su palacio. Elige tu estrategia con cuidado y acierta con las combinaciones.

3 disponibles

Categoría: